Noragami Aragoto

En el intento de salvar el blog en el presente año, opté por ver animes que movían público en la industria, entre ellos probé con Boku no Hero Academia y Kekkai Sensen. Que BnHA es un shonen genérico no es sorpresa, y me pareció aburrido por lo que lo abandoné. Kekkai Sensen fue sensación en el 2015, y su secuela en el 2017 fue otro motivo más para darle otra oportunidad -además de la que le había dado en su momento- no me gustó, no le termino de encontrar la vuelta. Yendo a lo que me convoca, tarde me interesé en la secuela de Noragami, un anime que sin ser por el melodrama de los capítulos finales de su 1º temporada, me gustó, es un show pulido, y en esta segunda temporada el poder audiovisual siguió intacto gracias a que el equipo principal no cambió.

Noragami planta su historia en un universo sobrenatural, con presencia de dioses, espíritus, almas y bestias sobrenaturales en general. Esta segunda temporada abarca el arco de Bishamon, que en mi opinión, su inserción en la primer temporada fue forzosa. En los 13 capítulos se develan datos relevantes para aclarar la relación “conflictiva” entre Yato y Bishamon, como también se fortalece la relación entre Yato, Hiyori y Yukine. Nora continúa con su misterioso actuar y confirma que es uno de los personajes más interesantes del show. Por otro lado, hace aparición un nuevo antagonista de intenciones prácticamente desconocidas, sumando de manera importante al nivel de la historia.

A primera vista parece ser un anime sobrenatural genérico con melodrama y personajes olvidables, pero lo que hace que Noragami triunfe es su staff y el estudio como factor individual. Bones se encargó que el trabajo visual esté acorde al nivel que muestra en Space Dandy, y en materia de banda sonora al mismo nivel que el arte visual, contando con un opening memorable. El gran trabajo audiovisual presenta al mundo sobrenatural de una manera espectacular, ambientando de una manera más que vistosa, derivando en un interés por conocer el mundo que se nos plantea. Ésto sumado a que los personajes más representativos de la serie son carismáticos, hacen que sea un show más que agradable, cumpliendo a la perfección el fin de entretener, y por los factores antes dichos, superior al típico anime sobrenatural.

Todavía teniendo en mente el trabajo audiovisual y el carisma presente en los personajes, fue una acertada decisión por parte de la producción hacer que Noragami se centre en ser una comedia sobrenatural, más que un anime de acción sobrenatural. Ya que, los componentes que lo hacen triunfar, son afines a un show carismático. Respecto al melodrama barato que fue habitual en los capítulos finales de su 1º temporada, en la segunda no tuvo la misma dimensión, por lo que el show se gozó más.

Noragami es un espectáculo de alta gama, funciona por sus personajes y por el trabajo de presentación.

7 pts. / 10

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s